Rogue One: Una historia de Star Wars, reseña

Por Arturo Brum Zarco

Debo confesar que escribo esta reseña como un fiel fanático de la saga de Star Wars, y que en algunas partes de la cinta Rogue One: Una historia de Star Wars me emocioné tanto que aplaudí y grité (pero no tan fuerte). Después de dicha declaración, intentaré separar al fanático y analizar la película; aunque al respecto Yoda me diría “no, no lo intentes hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”.

La cinta es una precuela del capítulo IV de la saga Star Wars, La Guerra de las Galaxias, y trata sobre un grupo de rebeldes que van a robar los planos de la Estrella de la Muerte, esa arma mortal que tiene la capacidad para destruir un planeta entero. En ese sentido, los detractores de la primera película siempre se han preguntado cómo un arma tan poderosa tiene un punto débil. Gracias a esta nueva cinta sabemos por qué. Un punto a su favor responder a esa pregunta.

Así, esta nueva entrega nos narra la historia de Jyn Erso (Felicity Jones), hija de Galen Erso (Mads Mikkelsen) – el científico encargado de construir la temida nave-, pero él está en contra del imperio y le deja un mensaje secreto a su hija con los datos para destruir la Estrella de la Muerte.

De esa forma Jyn, una delincuente que paso su vida a lado de un rebelde extremista Saw Gerrera (Forest Whitaker), se una a la alianza rebelde para robar los planos. Por tal motivo, se forma un grupo donde la acompañan Cassian Andor (Diego Luna) un espía y asesino de la alianza; un robot del Imperio reprogramado llamado K-2SO (Alan Tudyk); y dos mercenarios Chirrut Imwe (Donnie Yen), un personaje ciego que cree fielmente en la Fuerza y Baza Malbus (Wen Jiang).

El enemigo a vencer es Orson Krennic (Ben Mendeslohn), el líder y comandante de la Estrella, un personaje bien llevado y con la malicia necesaria para representar al Imperio.

Es decir, la película tenía todas las piezas necesarias para ser una de las mejores de la saga, pero tiene fallas (tampoco son muchas. Perdón, ese fue el fanático). La motivación del personaje de Jyn nunca son tan claras, al principio la película es un poco tediosa (por la presentación de los personajes) y la fórmula es la misma de las cintas de Star Wars: una joven que no sabe que está destinada a hacer grandes cosas, acompañado de un rebelde y de un robot chistoso; es decir, el filme se va a lo seguro y utiliza la misma narrativa que les ha funcionado. Si bien eso mantiene el estilo de Star Wars, también la hace predecible.

Sin embargo, respeta el ambiente de la primera trilogía y juega con la nostalgia y el recuerdo de personajes de antaño, cuando la vean sabrán a que me refiero.

Dirigida por Gareth Edwards, les puedo adelantar que tiene sorpresas agradables (por favor eviten los spoilers), se estrena este viernes 16 de diciembre, y sí es predecible y mantiene la misma fórmula narrativa, pero que bien se siente ver de nuevo a la Fuerza en acción.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.