Reportan delicado de salud a Ignacio López Tarso

Su hijo Juan Ignacio Aranda, quien indicó que su padre está «dando la batalla» contra la neumonía que presenta.

El primer actor Ignacio López Tarso sigue delicado de salud, informó su hijo Juan Ignacio Aranda, quien indicó que su padre está “dando la batalla” contra la neumonía que presenta.

“Don Ignacio López Tarso, mi padre, está dando la batalla contra una neumonía grave. Su estado de salud en general es delicado. Sigue en terapia intermedia”.

En un mensaje compartido a medios, detalló que el intérprete de “Macario” ya no puede comer ni hablar.

Explicó que el reconocido histrión mexicano presenta insuficiencia renal, cardíaca y pulmonar.

“Tiene insuficiencia renal, cardíaca, pulmonar, etc. Está semi inconsciente. No puede hablar. No puede comer. Le puse a Vivaldi en la madrugada. Estuve con él desde las 11 pm”.

Aranda añadió que la mayor parte de la familia de López Tarso está junta y relevando turnos para cuidarlo.

“Mi familia me releva. Viene mi hija de San Cristóbal. Están los nietos y sobrinos de Barcelona y Canadá. Estamos aquí con él. Toda su familia. Turnándonos para entrar a verlo.

“Ojalá se restablezca. Ojalá nos dé una sorpresa. Es muy fuerte. Siempre ha sido extraordinariamente fuerte”.

Hospitalizado de emergencia

El pasado 6 de marzo, López Tarso fue hospitalizado de emergencia.

La representante del actor de 98 años de edad, Lulú Mogollón, confirmó al programa Hoy que fue internado el viernes 3 de marzo por una neumonía y debido a complicaciones intestinales.

Mogollón precisó que, aunque se encuentra sanando de la neumonía, los problemas intestinales persisten, por lo que no se le puede considerar grave, pero sigue hospitalizado recibiendo atención médica.

López Tarso, egresado de la carrera de arte dramático de la Escuela de Arte Teatral del INBA, inició su carrera de actor en la Compañía de Teatro Estudiantil Autónomo. Después llegó a la Compañía de Teatro Clásico de México, con la que interpretó un repertorio de obras como La Celestina (1953), de Fernando de Rojas, o Las mocedades del Cid (1953), de Guillén de Castro.

Alcanzó el reconocimiento profesional al interpretar a Moctezuma Xocoyotzin en Moctezuma II (1954), de Sergio Magaña. De ahí, llegaron otros papeles protagónicos, en obras de Emilio Carballido, Luisa Josefina Hernández y Sergio Magaña, y bajo la dirección del maestro de origen japonés Seki Sano.

En cine, obtuvo el reconocimiento nacional e internacional con cintas que hoy son clásicos infaltables del acervo mexicano, como Nazarín (1958), de Luis Buñuel; Juana Gallo (1960), de Miguel Zacarías; Tarahumara (1964), de Luis Alcoriza; El gallo de oro (1964), La vida inútil de Pito Pérez (1970) y La Rosa Blanca (1973), de Roberto Gavaldón; El hombre de papel (1963), de Ismael Rodríguez; Rapiña (1975), de Carlos Enrique Taboada, o El profeta Mimí, de José Estrada (1974), entre muchas otras.

Pero tal vez su papel más recordado sea aquel que interpretó también bajo la dirección de Roberto Gavaldón en Macario (1960), esa película basada en la obra de B. Traven y con fotografía de Gabriel Figueroa.

Con información de ARISTEGUI NOTICIAS

No te pierdas las noticias más relevantes del Cine en FUERADECIRCULACION.COM

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.