México, gracias de corazón: Rosalía

La española fue el plato fuerte del cierre del Festival Axe Ceremonia, también participaron Julieta Venegas y M.I.A

Cautiva a sus fans como una felina. Foto: Daniel Betanzos

03/abril/2023

Tiene apenas unos días que la CDMX, por las lluvias, estuvo a punto de quedarse sin ver a Billie Eilish, por lo que, cuando los cielos comenzaron a nublarse en el segundo día del Festival Axe Cermonia, los asistentes se preocuparon.

Sin embargo, el clima cedió ante un segundo round que prometía el doble de energía, beats y baile, con un cartel encabezado por Rosalía, Julieta Venegas, M.I.A, Trueno, The Blaze y Jamie XX.

Pese a que para ese momento la lluvia parecía ya haber cesado, todo parecía indicar que se avecinaba otro tipo de moviminto natural, con la llegada de Rosalía, cuyo show pronosticaba un descontrol en los fans.

Y es que, pese a que no es la primera vez que se presenta en este festival y visitó la CDMX apenas el año pasado con su Motomami World Tour, no había quién quisiera perderse de su presentación y para una hora antes de su salida, el recinto ya estaba hasta su máxima capacidad.

A las 23:07 el rugir de una nota anunciaba que el momento había llegado y entre los parpadeos de múltiples reflectores apareció un grupo de hombres/ con cascos, que al abrirse dieron paso a su motomami, Rosalía.

La española apareció caminando lento como una felina y luciendo un vestido pegado de cuadros rojos con blanco, que combinó con medias y guantes negros, la cantante arrancó su show a ritmo de Saoku.

Dentro del tumulto sobresalían los miles de celulares para grabar sus interpretaciones de temas como Chicken Teriyaki y La Fama.

Buenas noches, México. ¿Cómo estamos? Esto está llenito, llenito, llenito, y de ver esto así, más llenito está mi corazón”, expresó la cantante, despertando las ovaciones de la audiencia.

“No hace tanto que tuve la suerte de poder estar aquí y veo caras conocidas gracias a todos mis fans por estar aquí…

Motomami, invítame a tu boda”, leyó de entre el público, mensaje que hacía referencia a su reciente compromiso con Rauw Alejandro.

“Qué más quisiera”, respondió en broma la artista.

Con su canción De aquí no sale, la artista de 30 años hizo lucir su voz con los juegos de armonías y melodías tradicionales de su tierra.

La española aprovechó esos temas para ofrecer también poderosos bailes flamencos que acompañada de bailarines la hacían adueñarse del escenario.

La cantante hizo una pequeña pausa cuando su cabello quedó enredado en el micrófono luego de tanto bailoteo.

Para seguir con su performance se dispuso a bajar del escenario con su público y con cámara en mano grabó a diversos fans entonando el éxito que sacó junto a Bad Bunny, en esta ocasión serían ellos los encargados de hacerle segunda, algunos la sorprendieron con su talento innato, otros por sus aullidos, sin embargo, ella se mostró divertida con el resultado de su experimento.

La artista paró el show para colocarse la bandera de México en la espalda por unos momentos, pero inmediatamente siguió con La Combi Versace para el cual sus bailarines tomaron control de la cámara que ahora transmitía en vivo las coreografías que estaban teniendo lugar en el escenario, en las que hubo cómo era de esperarse mucho meneo de caderas.

Sus más recientes éxitos Despechá y LLYLM lograron encender aún más el lugar, poniendo a corear inmediatamente a su público, al que  para ese momento ya tenía a sus pies.

“Yo empecé cantando en restaurantes, bodas y había 4-10 personas, por suerte, y ahora ver esto, no puedo ni imaginarlo, es la bendición más grande que un artista puede vivir.

“Ni en mis mejores sueños podría haber visualizado algo así. Así que, México, gracias de corazón, gracias”.

A las 19:20 horas, puntual, desde el escenario principal del festival en el Parque Bicentenario, fue Julieta Venegas la encargada de encender los ánimos de la que pintaba para ser una velada musical inolvidable bajo todo pronóstico.

Y fue un gran comienzo, pues con su presentación Venegas apeló a la nostalgia y portando un vestido pegado de satín blanco y con una diadema con una pluma larga, blanca también, la mexicana se postró en su piano para dar inicio a su show, cuyo outfit hacía pensar inmediatamente en sus inicios, cuando despuntó su carrera bajo su éxito Andar conmigo en cuyo videoclip, vestida de novia, se dio a conocer por primera vez a su audiencia.

“¡Hola! Qué hermosura ver tanta sonrisa, tanta gente feliz, tienen la mejor energía, estoy muy feliz y orgullosa de ser parte de esto.

“¡Gracias!”, expresó Venegas conmovida, luego de que la audiencia coreará su nombre por todo el recinto, haciendo que la artista de 52 años se conmoviera tanto que sus ojos se volvieron pequeñitos de tanto sonreír, como si no pudiera creer que el afecto de su público se haya mantenido intacto después de tantos años de trayectoria.

Después, armada con su acordeón, un distintivo también de sus inicios, entonó su hit Caminé, seguido de otros como Lento y Limon y sal.

“A ver si se acuerdan”, expresó la cantante entre risas, poniendo inmediatamente a cantar a su audiencia, quienes a gritos agradecían esa oleada de recuerdos.

Y los ánimos se elevaron incluso con la aparición de las primeras gotas de lluvia.

No se ve, Eres para mí  Me voy también formaron parte del repertorio con el que la mexicana defendió el por qué siguiera siendo digna de encontrarse dentro de los estelares.

Pasadas las 20:00 horas, muy adecuado a la lluvia que amenazaba con soltarse en cualquier momento, fue el turno de Trueno, el argentino de 21 años quién hizo honor a su nombre apoderándose con su estruendo inmediatamente del escenario GPI.

Con temas como Panamá, Fuck The Police, Argentina y Tierra Santa, el rapero puso a temblar todo el lugar, que se atiborró de fans que respondieron a sus estímulos saltando y haciendo volar sus chelas por los aires, que mezcladas con la lluvia que para ese momento se soltó, crearon una poderosa tormenta musical.

Desde el escenario Axe Ceremonia, la británica M.I.A también estaba lista para darlo todo y desde las 21:00 horas ofreció un espectáculo a la altura, montando una mini- jungla desde el centro del escenario, en la que rodeada de plantas y un coro de múltiples cantantes, brindó un show colorido, psicodélico y potente.

La artista vistió con un overol y gorra blanca para la primera mitad de su show, para la segunda optó por algo más llamativo utilizando un conjunto de tono verde fosforescente.

“¡Quiero escuchar un grito de todos esta noche!” Expresó la artista siendo correspondida con una bulla.

“Quiero agradecer a todos por estar aquí y a mi hijo que también está aquí conmigo para este festival”, continúo.

Pese a que se entregó por completo a su audiencia lo cierto es que su espectáculo no tuvo el mismo nivel de explosividad de sus sucesores, sino hasta que esta entonó su hit Paper planes, con lo que sí logró elevar los ánimos y aunque para algunos fans quedó a deber, al parecer México sí logró enamorarla a ella.

“México los voy a extrañar pero como estoy a unas horas sé que puedo volver.

“Esta es la última canción pero los amo, Amo a México y amo a los mexicanos”, expresó para dar cierre a su presentación de poco más de una hora.

Información de El EXCELSIOR

No te pierdas las noticias más relevantes del Entretenimiento en FUERADECIRCULACION.COM

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.