“Wifi Ralph”, una demoledora segunda parte

Wifi Ralph es una cinta animada de Disney, donde los personajes de dos arcade, Ralph y Vanellope se meten a Internet para buscar una pieza que necesitan, ahí encontrarán que la desconfianza y la dependencia puede destruir una amistad. Divertida y crítica película.

Wifi Ralph llega como una película demoledora (como su personaje principal), ya que “destruye” (o se burla) de varios estereotipos y personajes de Disney. En ese sentido, esta cinta animada es una parodia; además, sutilmente habla de los beneficios y peligros de Internet.

Todo esto se construye con una fuerte y sincera premisa: la desconfianza y los celos en la amistad. Esto pone a la cinta, que es la segunda parte de Ralph, el demoledor, como una obra con varias sub tramas (bien estructuradas), que abordan de una manera lúdica y profunda.

Dirigida por Phil Johnston y Rich Moore, en esta segunda parte vemos que la amistad de Ralph (un villano de un video juego – algo viejo-, en donde tiene el objetivo de destruir un edifico) y Vanellope (esa niña que es parte de un juego de carreras en un mundo de caramelo) es más fuerte y comparten casi todo. Hasta el punto que Ralph no tolera que nadie le hable.

Es tanta su dependencia de Ralph por Vanellope que al tratar de ayudarla, destruye su juego y la única manera de arreglarlo es conseguir una pieza que sólo venden en internet, en específico en eBay.

Cuando el dueño del lugar donde se encuentran los arcade ( o como lo conocemos aquí, “maquinitas”), instala Internet, Ralph y Vanellope ven la posibilidad de conseguir esa pieza y deciden ir al Internet. Ahí encuentran un mundo diferente, para ellos abrumador: el paso de lo análogo a lo digital (un tema que menciona la cinta).

En ese mundo, vemos que se encuentra Twitter, Facebook, Google, Aplicaciones, Amazon y el filme aborda a cada una de manera divertida y crítica. Ralph y Vanellope encuentran la pieza, pero necesitan dinero para conseguirla. Ahí empieza una aventura donde Vanellope entra al juego de sus sueños: carreras con automóviles fuertes y personajes violentos; por su parte, Ralph comienza a hacer videos ridículos para convertirse en un personaje viral y así obtener dinero. En esta parte abordan los beneficios y los peligros de Internet.

El conflicto aparece cuando la niña ya no quiere ser parte de un juego de carreras de caramelos sino quedarse en ese nuevo juego más real y con persecuciones atrevidas. Ralph no soporta la idea que ella se quedé. Una metáfora, que con base en la desconfianza hacia uno mismo, habla de la aceptación de nuevas tecnologías y de buscar nuevas aventuras: salirse de la zona de confort.

Punto aparte tiene la secuencia donde Vanellope se encuentra en la aplicación de Disney y pasa la tarde con las princesas de dicha casa productora: Ariel, Bella, Pocahontas, le Bella durmiente, la princesas de Frozen, Blancanieves, entre otras. Esa parte es hilarante, ya que las princesas descubren, gracias a la actitud de Vanellope, que pueden ser más independientes y ¿por qué no?, vestir diferente. Disney se parodia a sí mismo.
Wifi Ralph se burla de varias animaciones de Disney, reflexiona sobre qué es internet, aboga por una vida donde lo análogo viva con lo digital y, sobre todo, toca el tema de la inseguridad personal y la dependencia hacia a una persona. Todo esto con la simpatía de Ralph y Vanellope.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s