Cree en Foals

Una noche durante el mes de marzo del 2013, algo extraordinario sucedió dentro de las paredes del Royal Albert Hall en la ciudad de Londres. Cinco músicos salieron al escenario y comenzaron a tocar un tema llamado “Inhaler” y todo el lugar explotó. Más de 5 mil afortunadas personas estuvieron presentes aquella noche y experimentaron una epifanía más que una presentación. Dos horas después… una vez terminada su presentación solo queda una afirmación: Esta no fue una noche cualquiera, este fue un evento alquímico.

Pero después, inevitablemente, llegaron las dudas. Podría la banda algún día superar esto? Mi recomendación para los incrédulos: Escucha el primer tema del nuevo disco de FOALS, “What Went Down”… ponlo donde quieras, en tus audífonos, en el auto, al campo abierto… pero ponlo a todo volumen. “I buried my heart in the hole in the ground,” canta Yannis Philippakis, con un tono incendiado, como un predicador… con pasión. “With the lights and the roses and the cowards downtown. They threw me a party, there was no one around. They tried to call my girl but she could not be found.” Es justo ahí cuando el Tomb aparece… con el único objetivo de hacer crecer la canción en cada verso… con furia, llevándote a lo más profundo hasta que explota: “When I see a man I see a lion,” Yannis: “When I see a man I see a LIAR.” Es Radiante, es rabiosa… es eufórica y demoniaca… música que alguna vez fue Hermosa hoy tiene fuerza. ¿Había gente preocupada por lo que pasaría? ¿Gente preocupada por no poder repetir la experiencia del Royal Albert Hall? ¿En serio? FOALS no solo lo supero… ese momento quedo atrás, muy atrás.
Esto es lo que provoca que la música sea global, que tenga significado. Música de cualquier género o conecta o no conecta con la gente… no porque sea un tema Pop, Country, House, Rock, Progresivo o rock… Un tema es fuerte cuando sentimos que nos habla directamente… nos reta, nos emociona. Muchas veces, muchas bandas se aventuran a no seguir esta lógica y trabajan pensando únicamente en lo que dicta la radio, las listas de éxitos, en lo que la gente espera escuchar de su trabajo y sus composiciones se convierten en trivialidades, irrelevantes… descartables. El tiempo se ha encargado de re definir la música con cuestionamientos certeros sobre lo que debe de ser un disco de Rock o uno de Pop y cual de ambos debe ser exitoso.
What Went Down enfrenta esta situación con la cabeza en alto. Siendo un disco grabado con James Ford (Arctic Monkeys, Florence + The Machine) en la provincia donde hace 127 años, el pintor Van Gogh fuera internado en un hospital psiquiátrico después de cortarse la oreja, la banda llevo su nivel de composición más alto que nunca, tal como lo dijo su vocalista, Yannis Philippakis: “Pasamos dos meses en el estudio y eso es muy poco tiempo para nosotros. Somos muy propensos a darle muchas vueltas a las cosas, a no llegar a acuerdos muy fácilmente y a ser muy perfeccionistas… lo cual nos lleva generalmente a superar o a re-grabar las cosas que al principio consideramos bien hechas, pero creo que eso está bien hasta cierto punto porque no somos una banda “predecible”. Yo no puedo imaginarme ahora mismo como sonará el próximo disco… y qué bueno! Hay muchas bandas a las que puedes leer con facilidad y predecir cuál será su siguiente movimiento, debido a que seguramente será idéntico al anterior”.
Tan pronto FOALS terminó su gira alrededor del mundo con su disco “HOLY FIRE” en el “BESTIVAL” de la ciudad de Londres, la banda regreso al estudio y es ese sentido de urgencia; según explica Yannis, lo que le da poder a “What Went Down”. “Cuando participamos en el BESTIVAL, sentimos que estábamos en nuestro mejor momento en vivo. Me imaginaba a la banda siendo un monstruo de 10 cabezas, irreverente, una maquina elegante y poderosa en vivo tocando exactamente en la misma frecuencia… la sincronización era perfecta. Los cinco nos sentimos en una posición privilegiada, donde aún podíamos ser irresponsables pero poderosos… nos sentíamos como un animal, como un predador dispuesto a devorar cada espacio y cada escenario que nos pusieran frente a nosotros. El punto es que si nos dábamos 2 meses de Descanso después de que toda esa energía fue acumulada, el Nuevo disco no hubiese logrado sonar como suena hoy día”.
Constantemente, Yannis ha sido caracterizado como un fumador obsesivo y atormentado… como alguien a quién la música aún no ha logrado liberar al punto que aquellos que hoy se hacen llamar músicos o compositores, hacen un trabajo autómata creando música fácil, hablando de todo aquello que es simple y superfluo… y consideran el trabajo de Yannis como una propuesta “arriesgada”. ¿En verdad queremos eso? ¿Esa es la música que nos merecemos? ¿O queremos artistas que nos hagan vivir y reflexionar sobre “las realidades” de la vida? Que nos hagan ver las cicatrices que llevamos en el cuerpo y provoquen que nos duelan de Nuevo. Yannis es el primero en admitir que carece de la habilidad para crear ese espacio “melódico” y de calma que la música supuestamente debe provocar en quién la escucha, pero para él ese no es el punto. El no usa la música o su capacidad para escribir para cauterizar las heridas (Heridas que honestamente, muchos de nosotros cargamos también). El usa su habilidad para explorar y para poder comprender estas heridas.
Justo cuando escribía el tema que le da nombre al disco, Yannis menciona: “Me encontraba en un momento pensando mucho sobre la masculinidad pero también sobre el ser un animal, siendo violento y primitivo. Cuando canto esa canción me siento lleno de esa fiebre, de esa rabia… me convierto en el ser primitivo que llevo dentro; pero también, hay mucha vulnerabilidad y eso creo que tiene mucho que ver con el hecho de haberme mudado a Londres. Había permanecido en Oxford mucho tiempo y tuve que re contextualizarme… había echado raíces en Oxford, sabía cuáles eran mis coordenadas. En Londres pensé: “Soy uno más entre 10 millones de personas ¿sabes?” Se trata de escapar de uno mismo también, de dejar todo de lado”.
“La decisión de trabajar junto a James Ford fue muy sencilla”. Yannis comenta: “La química fue casi inmediata, James no te presiona, él les muy británico en ese sentido. Recuerdo que los primeros días en Francia yo pensaba: “¿Por qué no es más enérgico?” Me tomo un tiempo darme cuenta que eso de hecho era algo bueno. Hay dos grandes diferencias esta vez en el disco: Un sonido verdaderamente fuerte, nada extravagante, nada demasiado estruendoso tampoco con el objetivo de alejarnos lo más posible del sonido tendencioso de la banda y al mismo tiempo, quisimos explorar el área más experimental de nuestra música y llevarla hasta el límite en cualquier dirección”.
Albatross, uno de los tracks esenciales del disco es justamente eso. Las letras son como cuchillas que pueden lacerarte la piel y además son letras llenas de disgusto… es posible escuchar a Yannis lamentándose a sí mismo en líneas como: “You’ve got a hundred broken wishbones under your bed / You’ve got a hungry green-eyed monster that you keep fed”, hasta que el beat y ese piano frío llevan la canción y al escucha a un estado de trance. Es melancólico, hace que un frío recorra tu espina, es música que te lleva al lugar más oscuro de tu alma y te deja agotado, además es fuerte y valiente. Es la anti tesis del talento… es música y pasión, fuego y confrontación.
Una vez más, la pregunta que uno debe de hacerse es: ¿Queremos tener música que evada la complejidad de la vida, que no aborde todo aquello por lo que atravesamos y hace de la vida un experiencia particular, del miedo que llegamos todos a sentir, del amor que súbitamente nos invade como un trueno y que co-existe con el temor a la pérdida? O ¿queremos tener música que explore todas esas emociones? A lo largo de 4 discos, Foals continúa caminando en medio de la tormenta. Yannis menciona: “Decidí que todo aquello que quisiera decir, lo diría esta vez en las letras que escribiría y que eso sónicamente, me llevaría a otro punto melódico. Hay mucha fiereza en este disco, es un disco en el que destilo mucha energía… del que se desprende mucha energía por parte de todos nosotros. Antes siempre existió una diferencia entre la imaginación, el romance y la fantasía sobre lo que queríamos crear y la diferencia hoy día es la disparidad de ideas… lograr posicionar su existencia ha sido difícil. En este disco estamos más cerca de lo que hemos estado nunca antes de esa visión en nuestras mentes. Me siento mucho más seguro de mí mismo… todo lo que ha pasado ha ayudado a alinearme creativamente con lo que quiero, me ha hecho sentir mucho más seguro y más cerca de la meta que me he trazado como músico. Algo que realmente nos enorgullece mucho ha sido que hemos disfrutado este proceso como nunca antes… es solo eso, una serie de “hermosos accidentes” en donde no hubo una idea pre-concebida sobre lo que queríamos o buscábamos o sobre lo que teníamos que hacer, así que se sintió como si pudiésemos hacer lo que quisiéramos”.
Mis notas sobre “What Went Down”, que salieron de la primera vez que escuché el disco, aparecieron de forma tan natural y automática que aún al día de hoy me sorprendo al leerlas de Nuevo. En cada página leo las mismas palabras: “Vaya canción”, “Está viva”, etc…” estoy impaciente por ver a la banda tocar las nuevas canciones… “Golpéenme en la cara”… quiero ver a una de las mejores bandas del mundo en vivo y que esta me lleve al colapso… “What Went Down” es mucho más que solo música, es una experiencia alquímica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.